'Ahora que las luces se apagan, levanto la mirada y le veo triunfar. Dentro de poco será otra competición, quizás más larga, seguro más dura. Por medio, habrán pasado muchos días, como ahora, kilómetros de sensaciones, recorridos con ilusión y con pasión. Días buenos, días malos. Días entregados. El reto se hace cada vez más realidad, menos sueño. Y, al final, una playa, miles de olas, y cada brazada es fuerza para la siguiente. El aire que respira es vida que, desde la montaña al mar, del agua a la tierra, con el último aliento, le lleva hasta la meta.'

miércoles, 6 de agosto de 2014

Ataba sus sueños a globos.....

Ataba sus sueños a globos, aquellos que seguian alli tras la tormenta eran los verdaderos. Y subia a por ellos.

Hacer un Ironman, otro Ironman, seguía siendo un sueño. Aún habiendo hecho ya uno, y creo que por muchos que hayas terminado, siempre será un sueño cruzar esa meta, porque es demasiado grande, es demasiado duro y es demasiado bonito, por eso siempre será y seguirá siendo un sueño cruzar la meta de un Ironman.

El año no estaba siendo bueno, muchos parones, muchas lesiones y muchas arrancadas y paradas, y eso para la larga distancia es el peor enemigo que puede existir. No hay entrenamientos milagrosos, no hay un par o tres de semanas intensas para ponerte fuerte para una prueba, no hay tres dias a tope para correr al cuarto, no, no es asi, esto no funciona de ese modo, esto funciona de una manera muy fácil, le llaman continuidad; y por varias circunstancias este año no estaba siendo así.
Pero son las reglas del juego, el año pasado preparando el Ironman de Roth no apareció casi ninguna y este año preparando Zurich han aparecido todas. ¿Y qué?, hay que pelear con lo que uno tiene y lo que yo tenía era una ilusión enorme por cruzar de nuevo la meta y vencerle al gigante y, creo, una cabeza y una mente mejor preparada para aforntar el reto.

Así que a por ello, Ironman de Zurich, dicen las malas lenguas que un Ironman con una bici dura, y dicen las lenguas viperinas que en sus 180km de bici acumulas 1900m de desnivel positivo. No lo sé, sé que sufrí mucho pero no sé si esto último es del todo así.

Esta claro, y comprobado, que el día de la prueba es la guinda, pero el pastel lo has ido haciendo con paciencia durante meses, muchos meses antes. El mio tenía la base algo quebradiza, pero podía ser suficiente.
Esta claro, y comprobado, que el Ironman no empieza en el bocinazo de salida. Normalmente son pruebas lejanas que necesitan mucha logistica y muchos quebraderos de cabeza y eso ya te va restando energias.

Este año decidimos cruzar Europa en autocaravana (una y no más Santo Tomás.....) y tras tres dias de viaje nos plantamos en Zurich, increible la ciudad. Lo mejor de todo el viaje es que llegamos el jueves, dos dias y medio antes de la prueba y que nuestro parking esta a 50 metros de boxes, y eso en una prueba así no está pagado.

Tras un viernes soleado, radiante, con recogida de dorsal, paseo por la feria, fotitos y esas cosas que hacemos todos (tengo que pedir perdon a la Virgen de las Oakley, al Dios de las Compressport y a todos los santos del postureo, porque fui a recoger mi dorsal sin gafas, visera, medias, ni siquiera me lleve la bici empujandola del sillin, y eso en este gran mundo del Ironman es una falta de respeto al personal. Da igual lo que andes, da igual lo que peses, da igual si luego entras en meta cuando ya no queda ni el que apaga las luces, tu tienes que ir alli a vacilar y a ronear, que pa eso eres un Ironman hombre......), pues como decía, tras un viernes radiante llega el día del cheking (que es lo que esta gente del triatlon llama al meter la bici en boxes y no meterla el mismo dia de la carrera para que no se lie el taco alli al intentar hacerlo 2500 personas a la vez). Y como no podía ser de otra forma, y estando yo en un triatlon el día amanece lluvioso a más no poder, diluviando y pasando frio allí casi una hora para dejar la bicicletita.....

Y con esta bonita imagen de profesional me voy a dejar la bici a los boxes....

A la cama pronto, el Ironman ya ha comenzado, hace dias que lo hizo y no hay que gastar un gramo de fuerza.
A las 5 am (suputamadredelahora) suena el despertador. Ese momento no lo puedo describir, solo el que lo ha vivido lo entiende. Tienes que unir que tienes mas sueño que una espuerta de gatos, que lo que menos te apetece en el mundo es hacer una prueba deportiva, que tienes que comer como en una comunion sin tener hambre y encima este año que no habia parado de llover en toda la noche, asi que con este bonito panorama te presentas en una salida de un Ironman (suputamadredelahora).

Ambiente relajado, cuando mis nervios superan un limite el efecto es el contrario y me relajo demasiado, tanto que me quedo metido en las carpas con el neopreno puesto un buen rato para evitar el frio y el aguilla que caía y se me pasa mi salida, habia dos en el agua, la primera para el que tuviera menos de 1h10´nadando en la distancia Ironman y la segunda para los que tuvieran más......vaya globero Dios mio. Menos mal que tengo otro igual de empanao que yo, el gran Fran, y nos consolamos los dos. En realidad no importa, se sale con la segunda tanda 5 minutos despues y ya está. 
Mirándolo bien aprieto un poco en los primeros metros y asi evito muchos golpetazos. Natación algo liada, se hace una especie de cuadrado, se sale a pie para cruzar una pequeña islita, vuelves a entrar en el agua y ahora haces un triangulo, pues eso, un poco mareada pero bueno, meter 3800 metros no tiene que ser fácil.


Al fondo la pequeña islita que se cruzaba a pie tras la primera vuelta, y aqui la salida del agua.

No muy buenas sensaciones en el agua, el lago está movido, no se si por algun barco que pasa o por los 2000 y pico tios allí dando brazadas, pero no llego a ir cómodo casi en ningún momento.

Al salir bien, un tiempo discreto pero con lo del movimiento, la salida a pie por la isla esa y mis sensaciones no puedo darlo por malo.

Parece que vengo de paseo, los otros dos están con la cara más agobiadilla que yo, y es que en el fondo sabía que no iba a ser un gran día, algo notaba en el agua...

Transición muy lenta, mil dudas sobre que ponerme en la bici. El dos piezas solo era muy arriesgado, mucho frio y si empezaba a llover de nuevo era poca ropa, maillot largo o chubasquero era tambien demasiado, luego compitiendo te sobra todo, asi que decido ponerme el dos piezas y encima el  maillot corto que puedo ir abriendo y cerrando en función de como vaya la cosa.

La bici es muy incómoda, es una bici durita en la que se puede rodar relativamente poco, si unimos las carreteras mojadas, el vientecito y la lluvia que aparecia de vez en cuando, dan como resultado 180km en tensión todo el rato.
Das dos vueltas de 90km, en las que tienes unos 20km para rodar y luego continuos toboganes y hasta dos subidas graciositas con sus bajadas rapidas, además mucha rotonda y muchos giros en medio, no es una bici cómoda para nada, pero es asi para todos así que no hay mas que hablar.

A los 20´de coger la bici con el primer trago de Triforza se confirma que el estómago me va a dar el dia, no se si ha sido el frio, la lluvia o que, pero me da asco ese primer sorbo, no me entra bien, y eso siendo una de las bases de la alimentación en la bici no es un buen presagio.

Intento olvidarme e ir metiendo comida como tenía pensado, pero no lo consigo, parece que las horas de comer llegan muy pronto, y aun obligandome, creo que no como como debo, y al final de la primera vuelta le digo a  mi equipo de ayudantes, entrenadores, psicologos y nutricionistas (o sea mi parienta) que algo va mal y que prepare un alquen para cuando vuelva...


Momento exacto, algo no marcha ahi dentro, y le pido que lo tenga listo para luego. Como se puede ver no drafting, no drafting, nada de drafting....

Me desilusiona el segmento en bici, no se si soy muy romántico pero veo un gran numero de pelotones y solo un juez que les hace gestos con la mano en lugar de sancionar.
Hay varios momentos en los que me adelanta un peloton y se queda justo delante. Si aprietas para pasarlos corres el riesgo de morir en el intento por el calenton, si empiezas a dejar 10 metros a cada uno al final tienes casi que pararte, asi que como se puede se va bandeando la cosa, pero no me gusto nada. El año que viene una de las prioridades será buscar Ironman menos masificado, con más espacios, o con menos fulleros y tramposos (todas ellas cosas muy dificiles o imposibles)

Van cayendo los kilómetros y no se me hacen muy largos hasta el kilometro 120 o asi donde tengo que parar una vez para vomitar, intento no darle importancia pero en el fondo se que no habiamos mejorado nada, al contrario.
La comida cada vez con más asco, y la bebida de hidratos casi ni tocarla, no me entra. 
Lo paso mal en las subidas, imagino que el frio y el agua hacen mella porque empiezo a tener pequeñas contracturas al apretar, no puedo ponerme de pie en la bici por culpa de los cuadriceps y sentado el isquio derecho da unos amagos de cogerse que hacen que subiendo tenga que adoptar una postura  muy rara pero al menos evito el parar del todo.

Final de la bici, con el regalito de la famosa Rompe Corazones, una subida corta pero bastante dura, rodeada de gente a modo Tour de Francia y con muchísimos animos alrededor. Aunque ni eso hace que me suba mucho el ánimo.A pesar de todo un tiempo decente y una media decorosa para las circunstancias y condiciones.

Llegada a boxes (no entiendo como allí, en ese momento no hay gente esperando para comprar bicis, creo que despues de los 180km vendería mi bici muy barata para no verla más, que digo vender, la regalaria entera, con casco y to....), me cambio algo más rápido, la ropa está mojada pero solo me quito el maillot y sigo con el dos piezas, total de perdios al río..

Nada más salir a correr me tomo el alquen, no se si hará algo o no, pero hay que intentarlo porque la cosa no pinta bien. Parece que alivia y entre unas cosas y otras puedo correr 10 kilometros de la maraton, creo que fueron 10. A los 10 km tengo que parar, de nuevo nauseas, solo tengo liquidos para echar, y eso echo...
De nuevo arranco a correr negociando con mi estómago : "Si me dejas correr 10 minutos yo me paro dos y haces lo que quieras, y luego seguimos", pero él está más bien por "vas a correr dos minutos y te vas a tirar 8 andando y vomitando lo que te vaya quedando campeón".

Como tu digas, así me planto en el km 21, media maratón. No he podido comer nada a pie, solo unas patatas saladas que era lo unico que me entraba y traguitos de coca cola y agua. Ni geles, ni fruta, ni nada por el estilo se podía acercar a la boca.

Creo que era el momento de ser sensato, coherente y lógico, llegar al avituallamiento que había al lado de la caravana y pararme alli, no se trata de poner en riesgo la salud.
Pero no lo soy, llego al avituallamiento donde esta Silvia y me paro, le digo que no puedo correr, al echar a correr se me sube el estómago a la garganta, es imposible, ya andar me cuesta por las nauseas pero correr es mision imposible.

No se me saltan las lagrimas, lloro con todas las de la ley alli con ella, una impotencia enorme, no iba a poder competir la carrera a pie, luego podría haber reventado corriendo, posiblemente, pero esta vez el gigante no me daba la oportunidad de competir corriendo. Lloro, muscularmente me habia recuperado de los calambres, no iba nada mal de piernas, pero iba demasiado mal de estómago.
Así que tras un rato deliberando y gracias a ella que es una Ironman mil veces más grande que yo, pero mil veces, empiezo a andar, ya esta, no queda otra, no puedo hacer otra cosa,  pero al menos que no te gane tan facilmente, que no te presente una dificultad y te rindas.
Porque despues de la tormenta miré arriba, y vi globos que seguian alli, con sueños verdaderos, y fui a por ellos.

Es una pena darte una caminata de casi 15 kilometros quitándo los miniratos que me arriesgue a arrancar a correr con la consiguiente parada a vomitar, y bastante.

Pero llega un momento en que tus demonios te piden un infierno más grande, y yo se lo iba a dar. ¿Quereís sufrir? Pues vamos a sufrir, pero no yo solo, os venís conmigo y os jodeis conmigo, pero de esta no me sacais.

La mirada de la gente es de nuevo una pasada en la maraton, igual que en Roth, notas esa mirada de admiración y de respeto, y más viendote andar y llorar al mismo tiempo, se vuelcan y eso hace que al menos sigas buscando la siguiente pulsera, la que te dice que ya queda menos, la que marca un escalón más, la que al mirarte la muñeca y ver como van aumentando te dice que estas cerca de ser de nuevo un Ironman.

Cada paso un suplicio, pero cada paso más cerca. Tengo que acordarme de las mañanas de frio, de los entrenos a medio dia sin comer, de los madrugones, de los calores, de hacer esperar a mi familia para comer, de todo lo que conlleva preprara un Ironman para poder seguir dando pasos.

Y al final todo llega, tras 42 km de sufrimiento la meta a 100 metros que son los unicos que puedo correr en mucho rato. De nuevo lagrimera de rabia, pero de nuevo finisher Ironman.

No es una cara alegre aunque por dentro estuviese radiante, es una cara de rabia pero de alegria, de desilusión pero de satisfacción, es una cara de volver a ganarle al gigante a pesar de todas las dificultades. Y con el "Emilio José, you are an IRONMAN" del speaker al entrar en meta acaba todo, acaba y empieza todo de nuevo porque esta vez no tuve ni un solo pensamiento negativo hacia la distancia, no me aparecio ni un solo "ya no vuelvo más", al contrario, el ultimo paso tras cruzar la meta fue el primero para preparar el siguiente, le llaman veneno, estilo de vida.... Es el Ironman.






Lo respeto, pero no le temo, me hizo sufrir como nunca pero me hizo y me hará disfrutar como nadie, tengo claro que volveremos a vernos, volveremos a pelear y me volveré a emocionar, comprobaré de nuevo lo grande que eres, y aunque nunca pensé que te vencería dos veces seguidas no puedo dejar de pesar en los kilometros, en cada uno de ellos que me quedan por recorrer hasta volver a lograrlo, porque cada día, cada entreno, cada momento, es un momento menos para volver a vivir esa sensacion, la de saborear tu derrota.


¿Gracias? Sin que suene prepotente ni nada por el estilo, gracias a nadie, gracias a mi por llevarme de nuevo a vivir esto. 90% del año entrenando solo, sacando tiempo y ganas de donde no las hay, gastos y mas gastos para poder afrontar esto y abandonando voluntariamente el paraiso para adentrarme en los infiernos. Gracias a mi.

¿Perdón? Si, a mucha, mucha gente. La primera a ti, por de nuevo perdernos todos los desayunos del año cada fin de semana, por mis ausencias y mis humores, por mi coñazo triatletico y perdón por decirte que lo dejaba en el km 30, no te merecías eso despues de todo lo que estabas haciendo. Gracias a ti.

Perdón a mis padres y a mi familia,  otra vez lo mismo, otra vez con el sufrimiento en el cuerpo por culpa del loco este que no se puede estar quieto, por llegar tarde y por hacerlos esperar. Gracias a vosotros.

Perdón al profesor, porque este año ha sacado un master en lesiones, enfermedades y parones y por reconducir y encauzar a este cabezón que no tiene ya mucho arreglo. Gracias a ti.

Perdón a mis amigos, los de siempre porque gracias a la desconfianza de alguno en que este año pudiera saque fuerzas para hacerlo, a los de ahora los ultimos en subirse al vagon, porque solo me han conocido asi, enfermo por este deporte, pero que han sabido aguantarme y valorarme. Gracias a vosotros.

No, no hay dos sin tres, ni habrá tres sin cuatro..... Buscando destino para sufrir el año que viene....

5 comentarios:

juanma dijo...

Enhorabuena tio!!! te sigo hace tiempo y eres un crack en las crónicas. Fuerza

Ruben Lopez Castro dijo...

Llorando me tienes mamón

Emilio dijo...

Juanma muchisimas gracias por las dos cosas, por perder tiempo en leerme y por la enhorabuena. Un abrazo

Ruben porque estas deseando acabarlo y este será tu año krak, un abrazo Ironman

Anónimo dijo...

Enhorabuena!
Muchos años de sacrificio en Madrid y en Córdoba ...
Ánimo y a seguir cumpliendo tus sueños

Emilio dijo...

Muchísimas gracias! En Madrid descubrí el triatlón y descubrí que los sueños no existen, sólo los que dependen de ti mismo y de tu trabajo son los que salen adelante, no los que dependen de alguien más porque eso ya no los controlas. Por eso hago Ironman, es sólo el y yo, y a pelear....
Luego puede pasar cosas qe no esperas pero ese es el juego, arriesgar y ganar o perder.
Un saludo