'Ahora que las luces se apagan, levanto la mirada y le veo triunfar. Dentro de poco será otra competición, quizás más larga, seguro más dura. Por medio, habrán pasado muchos días, como ahora, kilómetros de sensaciones, recorridos con ilusión y con pasión. Días buenos, días malos. Días entregados. El reto se hace cada vez más realidad, menos sueño. Y, al final, una playa, miles de olas, y cada brazada es fuerza para la siguiente. El aire que respira es vida que, desde la montaña al mar, del agua a la tierra, con el último aliento, le lleva hasta la meta.'

domingo, 31 de mayo de 2015

La noche de los "¿por qué?" en la Isla de las Verdades


Mensaje anterior
Te voy a respetar, vamos a estar un largo tiempo juntos, no te llevare la contraria en todo el rato, solo quiero intentar vencerte, creo que es de ser un guerrero honrado decirle a su adversario las intenciones de la batalla.

Yo lo hago, y además te pido ayuda y compasión para lograrlo, no pienso faltarte el respeto ni caer en el error de intentar atacarte, solo quiero que nos respetemos para después, aun teniendome a tu merced, poder ganarte.

Ten en cuenta, ingenuo deportista, que aún cruzando la meta no has ganado, el ha sido condescendiente contigo y solo por el respeto que le has mostrado todos estos meses y por el respeto que le mostraste el día de la prueba, te dejará cruzar la línea, nunca lo olvides.
Vas a pasar momentos malos,muy malos o extremadamente malos, solo son esas opciones.

 El momento bueno solo llegaría al detenerte pero esa opción no la contemplas. Que maldita locura, conoces la solución al problema, ,sabes cual es el paso a dar para aliviarlo todo y no eres capaz de tomar esa decisión. Le pones límite al dolor, pero no lo haces. Maldito puto veneno....

Aún cuando no ha amanecido sabes que va a venir a por ti, aun sin verlo lo hueles. Vas a una guerra perdida, pero vas, y ese paso lo va a marcar todo. Es tan demoledor que en la línea de salida hace que por un instante, una milésima de segundo , te permitas la idea de volver atrás, bajar la cabeza y aceptar la derrota sin haber empezado a luchar. Pero una sirena en forma de dos mil personas entrando a nadar te devuelve a la realidad, ya ha empezado todo, no hay marcha atrás. .....

Lanzarote es EL IRONMAN, es LA PRUEBA, es el padre de los hijos, es el sufrimiento extremo, es la justicia y es la paciencia, es la agonia y las ganas, el viento a las veletas, la ilusion de los presos, el miedo de lo prohibido. Lanzarote es IRONMAN.

Aterrizar en la isla implica oler ya a viento, implica temblor de piernas al recibir en la cara el azote al salir del aeropuerto. Esta cerca pero está muy lejos, es una increible sensación de sentirte importante por donde estas y pequeñisimo por lo que te espera.

Hay un ambiente "profesional" que te contagia, desde muchos dias antes de la prueba ya se ven locos corriendo, nadando, pedaleando. El circuito de natación preparado con muchos dias de antelación para poder entrenarlo, avituallamiento al salir del agua sin ser dia de prueba, fotografos por alli inmortalizando a los locos que no van a tener bastante dias despues sino que ya necesitan afilar las armas, mas avituallamientos en el paseo maritimo para los que activan piernas los dias de antes. Lanzarote es Ironman.




 Triatleta, ten en cuenta que si los dias de antes no te haces la foto en el Diablo de Timanfaya o en el cabezón del Ironman, no te dejan salir el día de la prueba, no lo olvides.

La noche de antes de un Ironman no es nada recomendable, no es motivante, no es relajante, no es alegre. La noche de antes de un Ironman es la noche de los "¿por qué?" .

Como es tradición, paseo en solitario hacia el lugar de la meta, ya no la veré más hasta mañana cuando hayan pasado muchas horas, siempre voy a verla, despedirme con un "nos vemos en un rato....."



Si tu supieras, en serio, lo que ofreces, entenderías por qué, por qué sigo aqui desorientado entre estas calles ventosas, tratando de aferrarme a todo eso que no sabes que me ofreces


La natación es un desembarco de dos mil personas en unos 30 metros de ancho y deseando llegar a una boya situada a unos 160 metros. Es una pelea de boxeo, sin miramientos. Eso es el triatlon, tus mayores enemigos en el agua con los que luchas literalmente por no ahogarte, más adelante serán compañeros de viaje en la bicicleta y más adelante serán almas gemelas, hermanos de sangre en la maratón, eso es el Ironman.


Una pequeña idea con este video...

Mil consejos los días previos hacen que me tome el agua con mucha tranquilidad, situandome en una "educada" posición respecto a los otros dos mil, sabiendo mis tiempos y mis ritmos, educación deportiva le llaman, yo le digo no putear ni que luego te puteen....
Dos vueltas de 1900metros, muchisimos golpes, muchos, mucha ansiedad que solo se soluciona moviendo los brazos y no levantando mucho la cabeza para no ver lo que tienes delante, solo mover y mover los brazos. Salida a la arena tras la primera vuelta y de nuevo al agua, algo ya más aclarada porque el monstruo se ha ido alargando.

No lo paso excesivamente mal, solo lo paso muy mal por los golpes y las peleas pero aun así se me pasa rápido y de forma amena. Creo que haber hecho mi mejor tiempo, y por que no decirlo, un gran tiempo general (cosa que no dire de la bici y la carrera) en una natación de un Ironman responde solo a intentar nadar lo más rápido posible para no morir.


No me queda na colega.....

La transición es un poco sucia, en todos los sentidos ya que se hace en la misma playa con lo que ello conllevará más adelante en la maraton. Para esto, siento decirlo, los alemanes y los suizos se portaron mucho mejor.

Foto TRIBIKE

Con mucha calma hay que cambiarse de ropa, secarse, vaselina por aqui, crema solar que si te ponen los voluntarios por allá, y vuelta a salir a la arena para subir al paseo maritimo. Mal, esto esta muy mal. Una moquetita señores que son 2000 tios a 500 euros por tio, un poquto de Leroy Merlyn y un cespecito artificial cojone...

Que si "Keneth" que mucho deito parriba de animo, pero que te gastes la pasta en aprender Español, que hablas peor que Radomir Antic y que pongas algo blandito en el suelo illo.

Comienza el Ironman, antes se ha nadado casi 4km, pero comienza la prueba. Desde que vas nadando vas viendo como las palmeras del paseo se doblan tanto que parecen querer tocar el suelo. Ahora vas a dejar de verlo, lo vas a sufrir.


180 kilómetros para demostrarte quién eres, cuánto y cómo has entrenado y que cantidad de sufrimiento estas dispuesto a pasar. 180  momentos para acordarte de mucha gente.


La bici inclinada el 80% de la prueba, no solo luchas por avanzar sino tambien por no doblarte. Autentica batalla durante todo el recorrido.

Foto: Toño Rodriguez


 Van pasando los primeros kilometros con un numero incesante de gente pasandome como cohetes. Ya me había avisado el profesor y mi amigo Alvaro "te van a pasar los guiris como locos, dejalos que luego caen como cucarachas" y eso hago. La gente con la boca abierta, como peces fuera del agua, yo a lo mio, no conozco el recorrido y no conocía la crudeza del mismo, así que con toda la calma posible.

El peor momento de la prueba. Km 50, Timanfaya. Es como Marte pero con una carretera en medio, viento por todos lados, nubes, frio.... El peor momento, 50km de viento incesante, piernas ya cansadas e inevitablemente llega el "hoy no es el día, creo que no voy a poder con esto. Me quedan 130 y esto no ha empezado, puto Ironman de los cojones"
 Foto xotto.es

La única motivación para seguir es ponerle límite al sufrimento, la cabeza es así de lista. "Bueno, venga sigue, piensa que es el último que haces, piensa que son los ultimos km de bici en un Ironman, asi que empieza a restar amigo, empieza a quitarle km al sufrimiento porque en esta ya no nos vemos más....." (ingenuo, engañador de mentes...)

 Foto Erika Machín

 No queda más remedio que seguir. Y hoy, ahora, voy a romperle el corazón a los románticos. Me parece un recorrido feo, lo siento, si feo. Hoy solo recuerdo 5 sitios memorables, El Golfo, Timanfaya, Haría, Famara, El Río. Nada más, hoy no tengo más recuerdos "mágicos" del recorrido en bici, me parecen tramos muy "simples" y muy duros, a lo mejor eso influye pero lo siento.

Subida al Mirador de Haría, dramática. Viento en contriísima, frio, pocas fuerzas.... "joe, voy a ser el único gilipollas que se retire en Lanzarote por una hipotermia"

Al coronar Haría, avituallamiento personal, estoy helado y le pido periódicos a los voluntarios pero no tienen asi que recurso, recojo dos bolsas de los avituallamientos de otros triatletas y con la mia me hago un medio chaleco porque si no en la bajada hubiera muerto, de hecho bajo todo el puerto tiritando, un drama.

Más paciencia, y espectaculo al subir el Mirador del Rio. Digno de pararse, y mirar aquello, eso si es Impresionante. Error los que decían que la bici de Lanzarote acababa en el 125 al coronar el Río, grave error, aqui la razón la tiene el profesor que me dijo "la bici acaba en el 165, antes no", y así es, porque despues de una preciosa bajada de 11km te quedan muchos repechos, Nazaret, viento, tramo de carretera que parece un sembrajo....quedaba mucho aún, pero seguimos en modo boca cerrada, pulso bajo, y guarda que te guarda...

Km 165, ahora si, bajada a mil por hora con viento de culo, por fin viento de culooooo¡¡¡¡, llaneo rápido y ya está, Puerto del Carmen, ahora sí se acabo esto.

Transición cómoda, extraña sensación de piernas buenas, empieza el jaleo. 42km a pie, para ahora sí, ponerle fin al sufrimiento.



 El Puerto es una fiesta, lo de los voluntarios no tiene nombre y lo del público tampoco. Vamos a empezar a restar kilómetros al gigante.

Al principio todo según os planes, la comida, el ritmo, el disfrute, todo va bien amigo, todo va bien. En el km 10 primer bajoncillo, y cometo, creo, el error más grave de toda la prueba. Le falto el respeto a mis entrenamientos, a mis piernas y a mi sufrimiento de todos estos meses.

No me extiendo mucho porque es complicado de entender, pero simplemente decido porner un ritmo "diferente" al entrenado, diferente al que me habia ganado este año, pero en ese momento creo que es lo mejor.

Caida en picado desde el 20 al 30, con muchos parones y algún problema de estómago. Aparecen los viejos fantasmas pero esta vez tengo la solucíon, asi que los invito a que se vengan a terminar el Ironman conmigo. Vuelvo a probar a ir a mi ritmo, con mi rutina de comida y aunque parezca un suicidio resulta que es la solución.

Cada vez mejor, cada vez mas "rápido" cada vez mas Ironman, cada vez mas "este cabrón ya no se me escapa"

Le han llamado el Ironman más duro del mundo, y una de las ediciones más duras que se recuerdan. Yo no lo haré, yo solo digo que Lanzarote es EL IRONMAN.

Y ya está, a veces no se festeja un tiempo ni una posición, a veces la alegria y la rabia es de haber engañado a tu cabeza, de haberte vencido a ti mismo.

Como estos tres momentos no tienen explicación, o yo no se contarlo con palabras, ni lo voy a intentar....