'Ahora que las luces se apagan, levanto la mirada y le veo triunfar. Dentro de poco será otra competición, quizás más larga, seguro más dura. Por medio, habrán pasado muchos días, como ahora, kilómetros de sensaciones, recorridos con ilusión y con pasión. Días buenos, días malos. Días entregados. El reto se hace cada vez más realidad, menos sueño. Y, al final, una playa, miles de olas, y cada brazada es fuerza para la siguiente. El aire que respira es vida que, desde la montaña al mar, del agua a la tierra, con el último aliento, le lleva hasta la meta.'

lunes, 7 de septiembre de 2015

Recuerdas?

Te acuerdas? Lo recuerdas bien? Eres consciente aún de por qué empezaste con esto?. Seguro que si, no es posible olvidar tan rápido lo que EL te despertó cuando lo conocistes. 
No hace falta pensar mucho porque solo con echar la vista atrás sabes cuando sentiste la llamada. Cuando el estómago te dió un vuelco al oir hablar de una prueba deportiva, simple y llanamente, como el amor a primera vista, como cuando viste a aquella rubia en aquel momento y no apartaste la vista de ella, como cuando pasó delante de ti la morena que ya ha sido el faro de tu vida, como ese sentimiento de estómago vacio y revuelto. Esa es la llamada, ese frio en el cuerpo cuando es Agosto, ese calor de pies a cabeza en pleno Diciembre, eso es la llamada y eso que sentiste es lo peor que te pudo pasar porque ya estas perdido.

Entonces, en aquel momento, no te enamoraste de la feria del corredor mas grande del mundo, de mochilas serigrafiadas ni de camisetas rimbombantes para bajar a por el pán y pode lucirte. No sentias ese afan tan hondo por una bici con acoples largos ni por unas ruedas que no son ruedas, no eran las gafas mas caras del mundo ni las zapatillas que consiguen que apruebes unas oposiciones. 

Entonces era solo deporte. Era un pantano, azul y transparente como las lágrimas que echarias al cruzar su meta, era una carretera, empinada como pocas, dura como muchas, única como ninguna. Era una y cien curvas enlazadas, era un continuo "deja-vu" en el que el tiempo se paraba pero las piernas seguian y seguian dando pedales, y tras una curva otra subida y tras otra curva otra subida y tras la última curva de nuevo la primera subida.
Era un pueblo, blanco como el alma de los Titanes, complicado como conseguir llegar a él y puro como la gente que lo creo. Porque solo era deporte, puro deporte.

Era soledad, porque no hay miles de personas alli, alli solo van los elegidos, por eso era soledad, soledad en una sierra de pelicula, pero una soledad aceptada y pedida, no quieres a nadie a tu lado, un par de gritos de ánimo pero era soledad con tus recuerdos del camino, del duro y complicado camino como ese bendito pueblo., complicado y puro,

Entonces aquella vez (y aun hoy) era miedo. Al nombre, a SU nombre, al recorrido, al reto y a faltarle el respeto a LA PRUEBA. Hoy es miedo, miles de kilometros despues en tus piernas y en tu mente, sigue siendo miedo. Bendito miedo que hace que ahora, aqui solo como en aquella maldita sierra, el estómago este dandose un revolcón de emoción. Era miedo, miedo hasta de cruzar la meta porque no sabias si eras digno de EL. Miedo, han pasado tantas metas y sigues sintiendo tanto miedo...

Era, es, pedales, mirada baja, y pedales, gotas de sudor en el manillar y pedales, giros lentos y más pedales. Era, es, continuar, siempre un poco más, siempre un empujón más, y subir, y subir y seguir subiendo hasta pedirle permiso a los mismisimos dioses para poder bajar, hasta rendir pleitesia a los Titanes para que te den la bendicion de poder bajar. Complicada bajada, complicada y pura, como ese pueblo blanco.

Recuerdas ? Era correr, correr y correr, nada más. No era un estudio de nutricion alimenticia, no era supinar o pronar, no era ni es minimalista ni maximalista, era y es correr,  era correr y comer, correr y comer, correr y comer, y aguantar. Y en el último suspiro, seguir aguantando.
Juntar tu alma con la de los fantasmas que te vienen a visitar en Algodonales cuando das la vuelta a la plaza y ves en el horizonte una mancha blanca, complicada y pura. Es momento de ser educado, hablarles a los fantasmas, invitarlos a correr a tu lado y que la mancha blanca cada vez se haga mas grande, mas pueblo, mas plaza, mas torre, mas Titan. Díselo, no te preocupe hablarles a la cara: "cabrones, veniros conmigo porque yo voy a LA PLAZA, este ya no se me escapa, asi que acompañarme si quereis o quedaros detrás para ver como cruzo SU meta".

Entonces, ya sin fuerzas eliges y elegiras ralentizar la vuelta para que no acabe. Maldito pueblo blanco, sin un gramo de fuerza y ralentizas la marcha para sufrir un poco más, para que no llegue tan pronto, como el que retrasa la apertura de un regalo, sabes que ya lo tienes pero no quieres que acabe, que dure, aun sufriendo, que dure, aun sintiendo el dolor que no has sentido nunca, que dure.
Es escalar, porque ya no hay camino, solo queda escalar, porque la carretera se acaba y queda seguir subiendo, porque la gloria está tan cerca, complicada gloria que no quieres ni olerla aun.

........y por fin es,era y será plaza, pequeña y magica. Siempre estará ella, pequeña y acogedora, caben solo los que deben caber, no más. Ni gradas para televisiones, ni podiums de oro, ni arcos de meta de diamantes. Solo plaza, complicada y maldita plaza, pero sin ella LA PRUEBA no sería tan grande, no seria la mas grande.
No la menosprecies, por la noche, en la soledad del pueblo blanco no la menosprecies porque al dia siguiente daras tu vida para volver a verla iluminada. Titan es Plaza, solo una pequeña y bendita plaza.



Hoy, aqui, sin saber si podre ir a luchar con el, sin tener claro aun a falta de demasiados pocos dias si tendre el honor de estar en aquel pantano junto a unos pocos elegidos, hoy me siento un privilegiado por estar donde pocos seres humanos han estado.